Desde que el sábado en el diario El País se publicara la entrevista al Ministro de Sanidad y Consumo no han dejado de aparecer valoraciones en los medios de comunicación en general. Pero antes de abrir el debate sobre las cuestiones planteadas, una grupo ha comenzado con dos cantinelas, la primera de ellas es que se rompe España. Parece que en este país o se opina como ellos y se actúa en consecuencia o cualquier iniciativa que haya que debatir y en principio no cuadra con su forma de pensar rompe nuestro país. La segunda es que el Ministro y el Gobierno de España es que desean distraer a los españoles de lo verdaderamente importante que es la situación de dificultad económica que se vive en el mundo. Deben pensar que los españoles solamente podemos abrir un debate a la vez, y gracias a ellos nos mantienen la atención, ya que de lo contrario nos distraen. El Ministro planteaba temas que hay que debatir desde la seriedad, desde el respeto a todas las sensibilidades y realizar un análisis de la ética.

Eso no es incompatible con seguir pendiente de nuestra vida, nuestra situación económica y nuestras preocupaciones. Por cierto, una parte de la población española tiene como problemas más importantes las situaciones a las que hacía referencia el Ministro de Sanidad y Consumo. Es probable que deban preguntar a esos que afirman que se rompe España con estos debates o que nos distraemos ¿cuándo les toca a ellos y sus problemas?

José María Vergeles Blanca

Médico de Familia

Anuncios