Oportunidades perdidas para la salud

Deja un comentario

comunica_saludAsistimos en los últimos días, semanas, incluso meses a una serie de noticias sobre la puesta en marcha de programas vacunales, unas veces hablando de la investigación en la vacuna del SIDA, otras veces hemos vendido a “bombo y platillo” la campaña de vacunación contra el virus del Papiloma Humano.
Pero no he visto en ninguno de los medios o de las declaraciones que se haya aprovechado el tirón mediático para explicar que se deben adoptar medidas preventivas frente al virus del SIDA y frente al Virus del Papiloma Humano. Que ambas enfermedades se previenen adoptando medidas que tienen que ver con la educación sexual, utilizar los métodos anticonceptivos de barrera es una medida preventiva muy importante.
Desperdiciamos momentos en los que deberíamos “vestir de gala” a la prevención aprovechando la utilización de los medios de comunicación. Sólo de esta forma seríamos capaces de ir introduciendo una información mucho más adecuada a los ciudadanos y mejora de la salud.
¿Quién dijo que no era importante la comunicación para la salud?
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia
Anuncios

Cirugía Mayor Ambulatoria, la cirugía más social y comunitaria

Deja un comentario

cirugia_mayor_ambulatoriaHoy he participado en unas jornadas muy interesantes sobre el pasado, presente y futuro de la Cirugía Mayor Ambulatoria. Esta modalidad de atención quirúrgica consiste en la aplicación de técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas en determinados problemas de salud que necesitan de la cirugía para su tratamiento. Al utilizar técnicas de cirugía mínimamente invasiva, el paciente puede irse a su domicilio en el mismo día de la intervención.
Esto tiene mucha importancia para el paciente y el entorno más cercano del paciente. Se aplican a determinados problemas de salud de diferentes especialidades quirúrgicas y a pacientes que han sido estudiados previamente y se les puede aplicar estas técnicas. Esta selección de pacientes, de problemas de salud a los que aplicarlas y el desarrollo de las técnicas quirúrgicas hacen estos procedimientos o esta forma de aplicar la cirugía muy segura y confianza para el paciente.
La cirugía mayor ambulatoria puede ser aplicadas a la cirugía general, la traumatología, la oftalmología, la otorrinolaringología y otras especialidades quirúrgicas. Esto además del beneficio de reducir las estancias hospitalarias, reduce las complicaciones para los pacientes y el riesgo de infección que se tiene al estar ingresado en un hospital. Requieren de que se le expliquen bien al paciente y que una vez que el paciente lo ha entendido decida por si mismo.
El control en el momento de la intervención, en las horas posteriores y tras el alta del paciente es también otro paso clave en todo este tema. Solamente la sensación del paciente que están pendiente de él y saber que puede recurrir a un profesional ante las dudas o los síntomas da una seguridad.
Se debe seguir avanzando en esta forma de hacer la cirugía, se deben poner medios a disposición de los ciudadanos para mejorar y aplicar en todos los centros técnicas de cirugía mayor ambulatoria.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Tiempo para las políticas organizativas

Deja un comentario

politica_organizativaNuestro país ha vivido una de las épocas más interesante desde el punto de vista de la Sanidad en estos últimos seis años. Lo interesante del momento es la descentralización completa de las competencias en materia sanitaria a las Comunidades Autónomas. Seis años que se convierten en más si se analiza el tiempo de planificación y de negociación de la financiación de la sanidad en el momento de asumir las competencias por parte de los Gobiernos regionales y en el mantenimiento en el modelo de financiación autonómica.
Pasar de un Estado donde las competencias en sanidad de 10 Comunidades Autónomas estaban centralizadas en el Ministerio de Sanidad y Consumo a los Gobiernos de cada Comunidad Autónoma ha planteado claramente un escenario diferente. Cada una de las Autonomías han intentado adecuar sus infraestructuras a las necesidades de la población que tienen que atender, invirtiendo en la mayoría de ellas fondos privinientes del Gobierno de España, pero también fondos de las diferentes Comunidades Autónomas. Se trataba de poder contar en cada Servicio Regional de Salud que se creó con los servicios necesarios que permitieran la atención sanitaria de calidad a los ciudadanos.
Esto ha llevado a realizar lo que voy a denominar como la “política del ladrillo”, absolutamente necesaria y que ha permitido una modernización de nuestro Sistema Nacional de Salud. Durante este tiempo pasado la política sanitaria habrá tenido sus luces y sus sombras, pero ciertamente ha sido muy vistosa. Parecía haber una carrera entre las diferentes Comunidades Autónomas por ser los primeros en salir en la prensa especializada presentando ser pionero en tal o cual servicio sanitario implantado. Estas prisas han estado siempre incentivadas por los medios de comunicación del sector.
Ya en el año 2008 la mayoría de las infraestructuras en la mayor parte de las Regiones están planificadas o ejecutadas. Y hay un importante retroceso en la “política del ladrillo”, viene una etapa necesaria a “organizar la casa por dentro”, toca esa decoración, cómo los edificios van a acoger a los habitantes, cuáles van a ser las normas de convivencia…
Viene un anuncio claro de un tiempo para las “políticas organizativas” en materia sanitaria. Pero esto lo constata aun más la situación de crisis en nuestro país. No me entienda mal el lector, no es que el Gobierno de España, ni los Gobiernos regionales vayan a recortar en gastos sociales. No digo eso, a lo que me refiero es que llega una época de invertir en buscar la eficiencia de los servicios regionales de salud. Y esa eficiencia se traduce en políticas de la organización, en establecer los procedimientos de actuación, en hacer un énfasis en los mecanismos de gestión pensando en el derecho que es la sanidad.
Tres son los ejes que marcan esas políticas de organización: la información sanitaria para elaborar las políticas, las políticas de recursos humanos y la inversión en políticas de calidad sanitaria.
Presiento, siento y estoy convencido, que la época en la que estamos será menos vistosa y requerira de una creatividad política para el diseño de estas líneas de actuación. Además no todos los líderes sirven para todas las épocas. Estamos en tiempos de la inversión en las “marías” de la sanidad como comentaba en otra de las entradas en este blog. Tenemos que estar preparados y si no lo estamos vayámonos preparando.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Algunos mitos de la política sanitaria

Deja un comentario

sanidad_publicaCierto es que en cada país de nuestro mundo existe un sistema sanitario. Pero también lo es que nuestro Sistema Nacional de Salud en España, es hoy lo que es por esa maravillosa Ley General de Sanidad del año 1986. Piensen en quién gobernaba en España en esa época, sólo una política de izquierdas y socialista podría haber ideado una conquista social como ésta. Dicen que en la actualidad existen cada vez menos diferencias entre las políticas de derechas y de izquierdas. Este es un nuevo mito que se deja caer a la población, cuando en realidad si que existen esas diferencias. El Sistema Nacional de Salud es hoy lo que es por esa diferencia ideológica. Desde el socialismo se vive como una conquista social disponer de una sanidad, cómo la que hoy tenemos, enfocada como un derecho. La derecha no lo vive como derecho, lo vive como la puesta en marcha de servicios dirigidos a la población.
Sin entender la sanidad como un derecho de los ciudadanos, los términos de justicia social, equidad, igualdad y solidaridad suenan huecos. Pueden formar parte de un discurso político deshilachado, falto del sentido real de cada uno de los términos, que suponen la consolidación de un derecho en España que hoy no se cuestiona nadie. En eso si que no existen diferencias, son raros los casos de querer destruir la conquista social alcanzada, aunque hay tremendas amenazas en algunas de nuestras Comunidades Autónomas, que ante la dificultad en la gestión, tiran de una privatización encubierta, y los políticos de esas autonomías negando la mayor. Sorprendentemente siguen pensando, los políticos de derechas, que lo privado es eficiente y lo público sólo gasto.
En una reflexión personal el valor que más destacaría de nuestro actual Sistema Nacional de Salud es la justicia social, adecuar el sistema a las necesidades de salud de los ciudadanos. Con la sanidad española contribuimos por lo que tenemos y la utilizamos en función de las necesidades. Eso es la justicia social, esto es lo que redistribuye la riqueza y lo que la genera al consolidar un derecho. La equidad siempre va detrás de la justicia social. Equidad sin justicia social es “café con leche para todos”. Y solidaridad sin justicia social previamente es la beneficencia y de esto último ya vivimos mucho en este país, quizás demasiado.
Esta priorización de los valores es la diferencia fundamental que se establece por los políticos que ven en la sanidad un derecho, frente a los políticos que ven en la sanidad un servicio.
La derecha durante una época intentó “modernizar” esta sanidad y a través de las Leyes de acompañamientos de los presupuestos generó una serie de elementos que privatizaban la sanidad, curiosamente la financiación siempre es pública, pero la gestión privada y así nacieron las fundaciones sanitarias entre otros engendros que a la larga se ha demostrado que salvo excepciones hacen una selección de los pacientes que atienden en la puerta de entrada de los centros hospitalarios como son las urgencias, derivando los pacientes de mayor complejidad y por ende que necesitan más recursos para la asistencia a los centros hospitalarios públicos.
Hemos de concienciarnos con todos estos aspectos y luchar por seguir manteniendo un Sistema Nacional de Salud como el que disfrutamos, también hemos de cuidarlo y todos tenemos nuestra parte alícuota de responsabilidad en esto haciendo un uso racional y adecuado del mismo.
Pero es muy importante contarle a los más jóvenes que lo que ellos ven como algo muy normal, como si hubiera estado siempre, no estuvo siempre se necesitó de la política de izquierdas para hacer esta conquista social que hoy disfrutamos.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Las dimensiones de la Salud Mental, la depresión

1 comentario

depresionRecientemente la Organización Mundial de la Salud ha hecho público un estudio sobre las cargas de morbilidad mundial. Este estudio revela las grandes cifras en todo el mundo de las principales enfermedades. En la página web de la Organización Mundial de la Salud se puede acceder a algunos datos.
Entre esos grandes datos se obtiene como una de las 10 principales conclusiones que los trastornos mentales como la depresión figuran entre las 20 causas principales de discapacidad a nivel mundial. La depresión es padecida por un total de 120 millones de ciudadanos de todo el mundo. La mayoría de ellos son formas que recibiendo el tratamiento adecuado tienen una vida normal. Sin embargo, en todo el mundo, menos de un 25% de los pacientes que padecen depresión tienen acceso a un tratamiento adecuado.
Los trastornos que se encuadran dentro de la Salud Mental han sido durante mucho tiempo y lo siguen siendo en función de la cultura y de las creencias un importante tema tabú o asociadas con determinados castigos divinos. Se sigue tapando la enfermedad mental como si fuera una lacra social, cuando se encuentran entre los problemas de salud más frecuentes de la población, los trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad o distintas formas de depresión.
Extremadura hace ahora un año lanzó una campaña en la que se pretendía mejorar la imagen de estos trastornos por la sociedad y que a los ciudadanos que los padecen no les supusiera una limitación el acceso a los tratamientos adecuados. La campaña llevaba por lema “Refresca tu mirada”. Esperemos que estas iniciativas les quiten a este tipo de trastornos las connotaciones que les pone la sociedad.
No obstante el resultado del estudio de la Organización Mundial de la Salud, nos pone en la pista de que además de la importante falta de acceso a los tratamientos adecuados por una parte muy importante de la población mundial,  estos trastornos producen una limitación a alguna de las actividades cotidianas consideradas normales para la población y eso es lo que significa discapacidad.
Estamos entonces ante un problema de distribución normal que limita el funcionamiento de los pacientes que la padecen y que además no acceden a los tratamientos adecuados.
Hace falta una auténtica concienciación de la sociedad sobre este problema, realizar una adaptación de las estrategias de abordaje en las diferentes culturas y en las diferentes creencias y establecer los trastornos de salud mental en las líneas prioritarias de los sistemas sanitarios y en la cooperación internacional para el desarrollo.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

El aspecto importa, pero ¿tanto?

Deja un comentario

botox1Recientemente en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria se presentó un trabajo de investigación coordinado por profesionales de un Centro de Salud de Almería donde se constataba que hasta el 73% de los adolescentes no están contentos con su aspecto físico. Es decir, que tres de cada cuatro adolescentes no están contentos con su aspecto físico.
Esto lejos de analizarlo, y criticarlo como una frivolidad, como podría “pedir el cuerpo”, apunta a que cada vez los ciudadanos les damos más importancia a la imagen. Ese hecho se constata también por el incremento en la demanda de las técnicas médicas que están más relacionadas con la imágen, nos tratamos los cabellos, utilizamos productos de farmacia y parafarmacia destinados a la estética, hablamos de la estética dental dentro de la oferta de servicios de las clínicas dentales (blanqueamiento dental entre otros), cirugía estética y otros.
Esto se convierte en un verdadero problema de salud cuando esta visión de nosotros mismos llega a afectar a nuestra salud mental, generándonos retraimiento, pérdida de las relaciones sociales, obsesión con determinadas partes de nuestro cuerpo o se traslada a trastornos en la conductas alimentarias (anorexia o bulimia).
Pero ya hay también afectación de la salud ante la toma de decisiones para acudir a “productos milagro” para adelgazar, obtener modificaciones de nuestra figura. Una de las técnicas a las que se recurre para la desaparición de las arrugas en la piel es las inyecciones con toxina botulínica, lo que se persigue es que inyectando toxina botulínica es que modificando y paralizando una parte de la musculatura alrederor de la arruga se cambien las líneas de expresión y desaparezcan las arrugas de esta forma. Pero además, de un tiempo a esta parte, se recurre a estas técnicas con precios muy baratos donde existen dudas de la calidad en la aplicación.
Siempre debemos utilizar estas técnicas cuando estén prescritas por profesionales con la titulación requerida y se realicen en entornos de calidad y autorizados para ello. Ante cualquier duda debemos solicitar la documentación del profesional que nos atiende.
Pero es que además en internet en la actualidad puede accederse a lo que se conoce como Botox Coreano o Neuronox, ante esto la Sociedad Española de Medicina Estética advierte que estos productos tienen una duración muy inferior en su efecto que la toxina botulínica y además se corre el riesgo de diseminarse por el organismo y que tenga mayor número de efectos adversos.
Por todo ello, siempre debemos recurrir a centros sanitarios autorizados y con profesionales preparados.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Alimentos funcionales ¿funcionan?

Deja un comentario

lacteosHoy es difícil no haber probado lo que conocemos como alimentos funcionales. En general los alimentos tienen el objetivo de proporcionarnos los nutrientes que necesitamos para poder vivir, esto es lo que constituye la dieta. Pero de un tiempo a esta parte hay alimentos a los que se les han añadido productos biológicos que consiguen además de nutrir, mejorar el estado de salud de los ciudadanos.
Estos alimentos que consiguen estos efectos de nutrición y otros efectos específicos sobre nuestra salud son los conocidos como alimentos funcionales. ¿No ha tomado un yogur que le ayuda a regular su tránsito intestinal? Pues eso es por ejemplo un alimento funcional. Otros ejemplos pueden ser cereales que contienen determinadas sustancias como el ácido fólico, mantequilla con determinadas vitaminas, productos lácteos que bajan el colesterol.
Sobre estos alimentos se han instalado una serie de dudas y de polémicas. La más común de todas es si de verdad sirven para algo. Pues todos no, existen cada vez más pruebas y estudios científicos que avalan la función de estos alimentos funcionales. Son estudios serios y que al igual que con los medicamentos han demostrado su efecto beneficioso en estudios de investigación, de esos son de los que tenemos que fiarnos.
Queda avanzar en la investigación de estos alimentos, pero además trabajar en obtener un distintivos para estos productos que le informen al ciudadano sin conocimientos científicos si el alimento que va a consumir tiene estudios científicos que avalen su eficacia.
Los alimentos funcionales bien estudiados y acreditada su validez, son una fuente de prevención de determinados problemas de salud y la ayuda al tratamiento de determinados problemas de salud. No son la panacea, ni desde luego sustituyen a los medicamentos para el tratamiento de determinadas enfermedades. Pero además estos alimentos pueden ser una fuente de riqueza y de reconversión de la industria agroalimentaria en nuestro país.
Es necesario que estos alimentos nos los tomemos más en serio desde todos los puntos de vista.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Older Entries

A %d blogueros les gusta esto: