constitucion_espanolaEste fin de semana largo, nos ofrece una celebración como es el 30 aniversario de la Constitución española que es un lujo vivirla y sentirla día a día. Celebrar un día de estas características sienta muy bien, en un país donde estamos acostumbrados a celebrar fiestas religiosas aunque sea aconfesional.
La Constitución suena a libertad, libertad con mayúsculas. Suena a igualdad, igualdad con mayúsculas. Suena a justicia, solidaridad y tantos otros valores. Nació de un gran acuerdo, un gran pacto y me apunto a la tesis, a la opinión que salvo que existiera ese acuerdo de nuevo, no debería tocarse. El marco es bueno, es muy bueno y lo que tenemos que hacer la sociedad en general y los políticos en particular es esforzarnos en llegar a acuerdos dentro de ese marco de convivencia ciudadana.
Cada vez será mayor el porcentaje de ciudadanos y ciudadanas que sientan los valores que hoy vivimos como algo normal, algo que estuvo siempre. Afortunadamente son ya muchos los españoles que han nacido con la Constitución en vigor. Pero la memoria no debe dejar a este sentimiento que fueron muchos los españoles que lucharon porque España fuera lo que es hoy. Ahora que se cuestiona por diferentes razones la memoria histórica, por empeñarnos en ceñir la memoria histórica a una parte concreta de la historia de nuestro país. Debemos ampliar nuestra visión y hacer ver que lo que hoy disfrutamos no fue siempre así. Y una parte de esa memoria de la historia debe ceñirse a lo que reclaman las asociaciones de la memoria histórica y que es legítimo que se reclame.
La Constitución, le ha sentado muy bien a la salud, lo digo en el título de esta entrada y lo repito. El texto constitucional es donde se habla de ese derecho de la protección de la salud, esa es la mejor definición de la sanidad que vivimos hoy, de la salud pública vivida con letras grandes, con sus aciertos y sus errores debido a lo complejo de aplicar un derecho universal y gratuíto.
Pero la salud, los mejores niveles de salud de la población, ha permitido que hoy sea una realidad vivir otros derechos que consagra la Constitución. Este fin de semana que celebramos sentir la Constitución es oportuno que reflexionemos sobre ello.
Felicidades
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Anuncios