Ciudadanos más informados, ¿con más conocimiento?

1 comentario

internet_saludVivimos inmersos en la sociedad del conocimiento, al menos eso es lo que nos dicen. Yo creo que vivimos en la sociedad de la información, pero que en raras ocasiones esta información alcanza el escalafón de conocimiento. Y existen notables diferencias entre información y conocimiento. Pero la diferencia más importante es la autonomía de los pacientes a la hora de decidir ante diferentes alternativas de tratamiento, prevención o diagnóstico.
Un estudio realizado por una industria farmacéutica (Pfizer), Google y Web Médica Acreditada indica que hasta el 71% de los internautas se informan sobre cuestiones de salud en la red de redes que es internet. De ahí que cada vez sea más frecuente que los ciudadanos busquén en lo que yo cariñosamente llamo “Dr Google”, los diagnósticos que les da su médico, el tratamiento que le ha propuesto y otras cuestiones.
La red de redes está llena de información y esta información está influenciada por diferentes cuestiones, tiene diferentes fuentes de información, tiene intereses diferentes y sobretodo no tenemos la certeza que esté contrastada para poder saber la fiabilidad que debemos darle.
Los profesionales de las ciencias de la salud recurren a la información para su trabajo que está contenida en revistas científicas, aunque estas sean digitales. Por tanto, las fuentes de información son muy diferentes entre profesionales y ciudadanos en general ante la necesidad de información en salud.
Corremos el riesgo de tener cada vez más ciudadanos ilustrados en salud a través de internet, pero necesitamos trabajar en tener ciudadanos cada vez mejor informados y que la información se transforme en conocimiento. Por ello es necesario trabajar en la certificación y acreditación de las páginas web que contienen información veraz y útil para la salud, pero que además esté dirigida al público en general con un lenguaje comprensible y cercano. Hay que vulgarizar la información en salud, no banalizarla esta es la clave en la comunicación a través de los canales como es internet. Este sello de calidad propuesto deberían gestionarlo las asociaciones de pacientes con la colaboración de profesionales.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia
Anuncios

Cooperación desde la Sanidad

Deja un comentario

Hoy he estado moderando una mesa redonda donde se han presentado experiencias de profesionales sanitarios del Servicio Extremeño de Salud, de cooperación internacional para el desarrollo.
Se han presentado 4 experiencias, dos de ellas en Perú, una en El Salvador y otra en Uganda. Todas tenían cuestiones comunes, la primera que apuntaron todos, que los profesionales cuando fueron a esos países recibieron más que dieron. Otra de las cuestiones es la necesidad del trabajo en Salud Pública, medidas que tienen que ver más con el saneamiento y con hábitos de vida que con la incorporación de tecnologías sanitarias.
Ha sido un lujo para mi escuchar esas experiencias. Los asistentes eran estudiantes de primer curso de diferentes titulaciones de la Universidad de Extremadura. Esta Universidad desde hace un par de años celebran Diversia, y la Semana Intercultural. Es toda una experiencia en el intercambio y en compartir experiencias, donde se pone de manifiesto la vocación de servicios de nuestros jóvenes y se entiende el concepto universitario también desde el compromiso social para con ciudadanos de otros países no tan desarrollados como el nuestro.
Viniendo a casa, en el coche, donde da tiempo de pensar en ese rato de soledad, he pensado en que nuestro principal capital como ciudadanos es nuestro conocimiento e información. Esto nos permite decidir de forma más autónoma en todos los ámbitos de nuestra vida. Pero además, nos sentimos en el deber de compartir esos conocimientos. Efectivamente necesitamos poner al servicio de los demás nuestros conocimientos, nuestras actitudes y nuestras habilidades.
Pero esta transferencia de conocimientos no debe ser forzada, ni impuesta. Debemos tener en cuenta las creencias, los valores, y tantas otras cosas que hacen que esos conocimientos que ponemos a disposición de los demás, éstos tienen la capacidad de usarlos y el modo en el que los usan a través de la interpretación y la aceptación que hacen de ellos.
Es un lujo poner nuestros conocimientos a disposición de los demás. Esa es la verdadera cooperación.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

A %d blogueros les gusta esto: