Valoración del Sistema Nacional de Salud

Deja un comentario

ehci-2008-report-1En el Euro Health Consumer Index 2008 no salimos tan bien como Sistema Nacional de Salud que en las ediciones anteriores. Sin embargo, es bueno que analicemos un poco más los resultados.
Creo que sería bueno que lo hiciéramos cada uno de nosotros, lo podemos obtener pinchando en este enlace los resultados exclusivamente de España. En definitiva estamos por debajo de la media europea. Mejoraríamos si fueramos capaces de invertir esfuerzos en prevención y promoción de la salud y en hacer más accesible a través de las nuevas tecnologías nuestro sistema sanitario.
De verdad me parece que disfrutamos de un maginífico Sistema Nacional de Salud si nos centramos en lo que se refiere a asistencia sanitaria y además la circunscribimos a la atención a agudos. Pero debemos mejorar en la atención a enfermedades crónicas valorando los resultados obtenidos en las complicaciones y en la prevención de su aparición. Por otro lado, debemos invertir más esfuerzos en dotar al Sistema Nacional de Salud de unas dimensiones psicológicas y sociales. Tenemos hipertrofiada la parte biológica, y esto compromete la vocación biopsicosocial de los Sistemas de Salud.
Pero no estamos en crisis, tenemos un buen Sistema Nacional de Salud, mejorable, por supuesto, pero un gran Sistema Nacional de Salud. No debemos por tanto criticarlo sin que esta crítica no sea contructiva, ni morir de éxito.
Creo que entre todos podemos hacer mejor lo que ya es bueno.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Proyecto “Ernesto”, Educación para la Salud y cooperación

Deja un comentario

educacionpsaludHoy he estado en Madrid, en la Casa de América. Allí un grupo de profesionales de diferentes instituciones y pertenecientes a diferentes países, hemos reflexionado sobre la importancia de la Educación para la Salud y las formas para hacerla más accesible a la población.
Ha sido muy interesante, instituciones de Portugal, España, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay y otros, hemos convenido trabajar en potenciar la Educación para la Salud. Este proyecto se apoya muy mucho en las nuevas tecnologías para hacerla más accesible a la población. El grupo ha sido muy activo, y ya hace algún tiempo, en Tucumán (Argentina) se firmó una declaración con esta intención y hoy la hemos renovado.
Nos adaptaremos a todas las estrategias de la OMS, OPS, UNICEF, UNESCO y a las líneas de los países en política sanitaria. Daremos poder a la sociedad a través de su participación y corresponsabilización.
En una sociedad cada vez más dirigida al consumo y tendentes a renovar un capitalismo cada vez más caduco y fuera de lugar, esta estrategia entra como un soplo de aire fresco.
El proyecto se llama Ernesto en honor al Ché, ya que pretende la revolución a través de la Educación para la Salud. Esperemos que el proyecto cuaje, está abierto a la participación de un gran número de sociedades, organizaciones, empresas,…
Hoy he hecho una declaración de una medicina más social, frente al modelo biologicista imperante y eso me alegra.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Ser médico de atención primaria necesita de mucha vocación

Deja un comentario

¿Hay una especialidad médica más social que la de médico de familia? Desde mi punto de vista creo que no, podríamos decir que en sentido estricto toda la medicina está relacionada con las ciencias sociales y es tan cierto que no se puede desmentir. Podría decirse que la Psiquiatría tiene un gran componente social y también es verdad, indiscutible.
Pero la medicina de familia “vive” en la sociedad. Un médico de atención primaria de salud “vive” codo con codo su lucha por la salud en un contexto social concreto, pero además lo vive durante una larga etapa de su vida profesional y madura o envejece con su paciente.
Un médico de familia necesita empaparse del sistema de valores, de creencias, de la cultura de donde ejerce más que ningún otro especialista, ya que de lo contrario será difícil que encuentre las respuestas adecuadas a muchos de los problemas de salud.
El autor del libro que lleva por título “La Consulta Interior” define al médico de familia como aquél que solamente sabe tres diagnósticos: (i) hay mucho de esto ultimamente, (ii) lo tuvo y lo ha vuelto a coger y (iii) si no mejora venga la semana que viene. Esta definición puede enojar a más de un médico de familia, pero lo cierto es que si reflexionamos sobre ella, nos daremos cuenta que está poniéndo el énfasis en la importancia del trabajo del médico de familia. Es el médico que en lugar de darle importante a la etiqueta diagnóstica de la enfermedad que tiene su paciente, le da más importancia al proceso de atención que tiene que proporcionarle y trabajar codo con codo con su paciente.
Los médicos de familia no somos “mini-internistas”, ni “mini-dermatólogos”, ni “mini-psiquiatras”… no somos nada de eso, somos los especialistas de atender a una población con un nivel de salud determinado para conseguir que tengan un buen nivel de salud, poniendo nuestro esfuerzo en la prevención y la promoción de la salud, en la promoción de la autonomía en defintiva. Pero también conociendo las enfermedades para saber dar respuesta y darlas en el contexto de lo social, lo cultural y lo espiritual de la sociedad donde trabajamos.
Y en contraposición con esto, en las Facultades de Medicina no se enseña nada que se le parezca. Brillantes profesores universitarios con superespecialidades desentrañan las enseñanzas de enfermedades y síntomas raros, mientras más raros mejor y que de todos los estudiantes sólo algunos lo verán alguna vez en su ejercicio profesional. No se pueden pedir vocaciones de Médicos de Familia cuando nuestros estudiantes cuando terminan el Grado de Medicina van “engañados” de lo que es la medicina en general y la Atención Primaria de Salud en particular. Por cierto, en la Atención Primaria de Salud es donde ejercerán la mayoría.
Así, medicina de familia se elige entre las especialidades del final cuando se aprueba el MIR en España.
Un dato más en España fabricó algunas vocaciones una serie que se titulaba “Médico de Familia” o los abnegados médicos de pueblo que hemos conocido, frente a las vocaciones que de médicos de familia ha fabricado la Universidad.
Toca una reflexión profunda sobre las enseñanzas de medicina, ahora que tenemos la escusa de la Adaptación al Espacio Europeo de Enseñanza Superior, hagamos lo que siempre debimos hacer, que la Universidad española esté conectada con la sociedad a través de la enseñanza de la medicina más social, la medicina de familia. Luego seguro que vendrán las vocaciones.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Las bajas laborales: una conquista social que hay que cuidar

Deja un comentario

Hoy me gustaría reflexionar sobre la Incapacidad Temporal, coloquialmente conocidas como las bajas laborales o las bajas médicas. Las bajas laborales para los trabajadores son una gran conquista social, permiten que se pueda hacer reposo ante un determinado problema de salud para que se pueda sanar. Pero además, que este reposo se haga con el menor impacto económico para la persona enferma y su familia o entorno más cercano.
Las bajas son prescritas por el médico y a criterio de éste, que tras una valoración del estado del paciente y en base a la situación laboral y al puesto que desempeñe el paciente, decide si se necesita reposo para la curación o mejoría y lo prescribe.
Sin embargo, en España esta conquista social debe cuidarse. Los fondos no son ilimitados y se debe hacer un uso adecuado de esta prestación sanitaria y social. No hacer este cuidado sería poner en un serio aprieto a los fondos que se encargan de pagar el salario del trabajador que está de baja. La frecuencia de las bajas laborales en España tiene una clara tendencia creciente, esto si se necesita, no pasa nada. Pero debemos reflexionar y ser muy cuidadosos a la hora de solicitar la baja a nuestro médico. Es más debemos dejar a criterio del médico si de verdad estima que debemos estar de baja en el trabajo que desempeñamos.
No hay que hacer un uso de esta prestación basada exclusivamente en criterios economicistas, esto es una prestación sanitaria y social, pero si cuidarla. El sistema tiene que ser sostenible en el tiempo. Por otro lado se mezclan elementos de ética en esta prestación y en ese sentido también tenemos que hacer un uso adecuado de ella.
Las bajas laborales son una gran conquista social, es una prestación social y sanitaria, cuidemoslá entre todos o acabaremos con ella.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Enfermedades raras, todas juntas no tan raras

Deja un comentario

Enfermedades raras, así se denominan a un grupo importante de enfermedades, que cada una de ellas de forma aislada, afecta a pocos pacientes. En concreto en Europa se ha definido que se clasifican bajo este epígrafe de enfermedades raras aquellas enfermedades que afectan a 1 ciudadano de cada 2000.
Sin embargo todas las enfermedades juntas afectan a un grupo importante de ciudadanos en todos los países, tanto es así que en la actualidad se considera que es necesario realizar un enfoque global e integral de estas enfermedades como una nueva forma de entender la Salud Pública. Y en este sentido se sitúa España que gracias a trabajo desarrollado por la Federación de Asociaciones de Enfermedades Raras han generado una conciencia social y sanitaria dirigida en este sentido, realizar un enfoque global, integral e integrado del estudio y abordaje de las mismas. De hecho se están poniendo en marcha Planes Integrales que den respuesta a las necesidades que tienen los pacientes afectos por una enfermedad denominada rara y su entorno más cercano.
Desde la vivencia de un paciente que tiene una enfermedad de este tipo, se enfrenta a un retraso en el diagnóstico, en cierta medida lógico ya que hay que descartar otras enfermedades antes de pasar a confirmar la enfermedad rara de la que se trate, pero en otras ocasiones porque los Servicios de Salud estás mejor preparados para dar respuesta a las enfermedades más frecuentes que a las menos frecuentes, todavía más si estas son raras.
Por otro lado, una vez diagnosticada se enfrentan a la noticia, que es mala en si. Pero además dependiendo de la enfermedad, se enfrentan a una enfermedad crónica, que puede o no limitar la vida en años, que cursa o no con reagudizaciones, o que es progresiva.
Y además, tienen la incertidumbre de encontrar un referente profesional y una ayuda sea profesional o no para recibir el tratamiento y la rehabilitación adecuada a su enfermedad.
Por todo ello, el Sistema Nacional de Salud, los Servicios Regionales de Salud desde la cohesión y la corresponsabilidad debemos dar una respuesta integral, integrada y coordinada a estos pacientes que tienen estos problemas de salud y a su entorno más cercano.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

 

Hacia la medicina individualizada

Deja un comentario

 

Los avances en la atención sanitaria se están dirigiendo no sólo a tratar las enfermedades, sino a atender a tipos específicos de enfermedades que se dan en los individuos. Por fin, los avances en las ciencias de la salud van en el mismo sentido de los objetivos de las buenas políticas sanitarias, no solamente tratar enfermedades, sino tratar enfermos. ¿Será el momento en el que podamos hacer verdad eso de que el paciente es el eje del sistema? Ciertamente me encantaría.

Pero para que esto sea verdad, debemos dar a ese concepto emergente de la medicina individualizada además de la dimensión más científica (genómica, proteómica,…) una dimensión biopsicosocial, más empática, más llena de entender la particularidad de cada uno de los pacientes que tienen un problema de salud. Creo que sólo de esta manera la medicina puede ser realmente individualizada más allá de exclusivamente los avances científicos.
Sin embargo, independientemente de esta dimensión más “humana” de la medicina individualizada, los avances científicos que se están produciendo alrededor de las enfermedades de base genética, las enfermedades raras, las enfermedades neurodegenerativas que tanta pérdida de la autonomía personal producen y las oncológicas, harán que en los próximos años estemos hablando de pronósticos de vida mucho mayores, pero además estaremos hablando de mayor calidad de vida. Y lo que es más importante que en muchas de las enfermedades de las que ahora se asocian en un porcentaje nada despreciable de mortalidad, se convertirán en crónicas, moriremos con ellas, pero no de ellas.
Creo que la medicina individualizada tiene grandes retos científicos, pero ¿que tal si la dotamos también del lado más humano del individualismo?
¡Ánimo! y hacia una medicina individualizada de verdad.
 
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Lo bio, lo psico y lo social ¿juntos en la salud?

Deja un comentario

Cada vez que hablamos de la atención a los ciudadanos se nos llena la boca de hacerlo de una forma integral e integrada. De tanto usar estas palabras las estamos desgastando sin que verdaderamente lo estemos llevando a cabo.
Pero así nos pasa con más de una de las voluntades en la sanidad. Necesariamente esta integralidad debe estar basada en un enfoque desde diferentes ámbitos que dé lugar a una visión integral del problema para dar las respuestas adecuadas a las necesidades existentes. Eso es lo que entendemos por el enfoque holístico o biopsicosocial. Biopsicosocial es la palabra que define un enfoque desde lo biológico, un enfoque desde lo psicológico y un enfoque desde lo social. Pero no tres enfoques diferentes, sino los tres enfoques en un mismo abordaje.
¿Puede hacer esto un solo profesional? En una parte de los problemas de salud que plantean los ciudadanos seguro que si, pero es necesario cultivar esa visión que tienen los profesionales dentro de equipos de trabajo formado por diferentes tipos de profesionales, donde los médicos, las enfermeras, los psicólogos y los trabajadores sociales son sólo algunos de ellos.
La respuesta a las necesidades también deben ser biopsicosociales, de lo contrario no conseguiremos mejorar de verdad la situación de pérdida de salud que tiene el paciente que acude a consultarnos.
Pero la realidad es tozuda y tenemos mucho trabajo que hacer para llegar a esa inspiración, las formaciones de grado hoy día son incompletas y reflejan la parcialidad en los enfoques de los diferentes profesionales. Pero además no se cultiva la formación del trabajo en equipo, dándose situaciones de luchas profesionales. Discusiones que llevan a veces a dilemas éticos en cuanto a que determinados pruritos profesionales llevan a negar la atención integral e integrada que necesita el paciente.
Trabajemos todos por esa aspiración integral e integrada. ¡A por lo BIOPSICOSOCIAL!

A %d blogueros les gusta esto: