Ahora con el menor maduro

Deja un comentario

menor_maduroEn estos últimos días hemos escuchado una serie de declaraciones de medios de comunicación y de políticos de diferentes signos sobre el debate en relación a las conclusiones a la Comisión Parlamentaria que tenía como objetivo reflexionar y madurar un debate sobre la nueva regulación del aborto.
Varias han sido las cuestiones por la que los políticos de derecha, influidos en mayor o menor grado por la Iglesia Católica, se han “llevado las manos a la cabeza”, es decir, se han sorprendido y han comentado que es una barbaridad. Una de ellas, de las que más han sonado es que la decisión sea a partir de los 16 años.
Es realmente curioso, en el año 2002 en nuestro país gobernaba la derecha, esa derecha que hoy se sorprende de estas cuestiones. Esa derecha legisló como es función de un Gobierno, entre el acervo normativo elaborado estuvo la Ley 41/2002 básica de la autonomía del paciente. Esta Ley sin duda alguna proporcionó indudables beneficios a los ciudadanos y reconoció un derecho de los considerados de tercera generación, la autonomía del paciente. Pero tenemos que recordar que esa Ley ha puesto a los profesionales de la medicina en una situación nada cómoda cuando hace referencia al Menor Maduro, y ya en esa Ley se hablaba de que decidía el menor, con la diferencia que la madurez la determinaba el médico, quedando a éste en una situación complicada desde el punto de vista jurídico.
Visto lo visto y teniendo en cuenta esta cuestión a mi me gustaría saber cuál es el motivo de la sorpresa, asombro y crítica de los señores políticos del PP.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Estudio HAYA ¿por qué se producen embarazos no deseados?

2 comentarios

embarazo_no_deseadoHan sido publicados los resultados del estudio HAYA, its_sida1un estudio diseñado para intentar dar respuesta a la pregunta del crecimiento de los embarazos no deseados. El estudio en resumidas cuentas ha consitido en un estudio epidemiológico que ha permitido conocer en determinadas clínicas de interrupción voluntaria del embarazo si las mujeres embarazadas habían utilizado algún método anticonceptivo. Se excluyeron aquellas mujeres que habían abortado por malformaciones fetales o mujeres con residencia fuera de España. Por lo tanto, esto es una primera limitación metodológica para extrapolar los resultados en base a responder a la pregunta con la que se ha hecho eco de este estudio en la prensa general.
Con ese diseño las conclusiones pueden extrapolarse a los embarazos de mujeres que habían abortado por supuestos legales que no tienen que ver con malformaciones del feto.
Hasta un tercio de las mujeres incluidas en el estudio no habían utilizado ningún método anticonceptivo, de las que habían utilizado métodos anticonceptivos, mayoritariamente habían hecho uso del preservativo masculino, sin embargo se utilizaba mal hasta en un 50% de las parejas que utilizaban este método y en pocos casos se había producido un incidente con el preservativo.
Seguido a bastante distancia está la píldora anticonceptiva.
Los expertos en el tema abogan por un uso responsable de estos métodos para que los embarazos no deseados bajen a unos niveles anecdóticos. De la misma forma recomiendan el doble método anticonceptivos (preservativos y píldora anticonceptiva) en aquellas circunstancias de riesgo de mala utilización de preservativos, bien sea por inconsistencia o por cualquier otro motivo. Este último método ayudaría además a prevenir las infecciones de transmisión sexual, pero sin duda se debe insistir en el uso consciente y responsable del preservativo masculino como método de barrera de importantes ventajas ante embarazos y las infecciones.
El aborto siempre es una experiencia traumática y todas las medidas de todo tipo son pocas para que las tasas de embarazos no deseados las bajemos.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Interrupciones Voluntarias del Embarazo en aumento

Deja un comentario

aborto_elrotoHa sido presentado el informe con los datos oficiales de las Interrupciones Voluntarias del Embarazo durante el año 2007 en España. Estos datos han sido ofrecidos por el Ministerio de Sanidad y Consumo. Para facilitar el acceso, se puede acceder al informe completo pulsando aquí.

La tasa global de Interrupciones Voluntarias del Embarazo en el año 2007 es de 11,49 por 1000 mujeres. Esta tasa era de 10,62 en el año 2006. El informe realiza un estudio en diferentes tramos de edad, en la tabla de evolución se ve como esta tasa aumenta en todos los tramos de edad estudiados. Dándose el mayor incremento y también la tasa más alta en las mujeres de 20 a 24 años de edad.

El perfil de la mujer es soltera, con estudios de segundo grado, asalariada o con pareja asalariada, sin hijos y en la evolución en los diferentes años de estudio, se ve una disminución en mujeres que nunca abortaron antes y un crecimiento en aquellas que ya han tenido un aborto.

La mayoría de los abortos, en más de un 80% se da en el medio extrahospitalario y privado. Mayoritariamente en las 12 primeras semanas de gestación y el motivo de la interrupción es la salud materna.

 Madrid, Murcia, Baleares y Cataluña encabezan las Comunidades Autónomas con mayor tasa de interrupciones voluntarias del embarazo por 1000 mujeres.

Podríamos seguir desmenuzando los datos, sin embargo, lo realmente importante sería dar una respuesta adecuada desde el punto de vista jurídico, sanitario y social a estas mujeres que viven una situación estresante como es el hecho de afrontar una interrupción voluntaria del embarazo.

Esto pasaría por establecer un debate serio, del que una parte se esta llevando a cabo a través de una comisión parlamentaria que permita un debate sosegado, que clarifique los términos a utilizar en estas interrupciones voluntarias del embarazo, que fije de forma adecuada los supuestos, que incida en la prevención y promoción de la salud sexual y afectiva y que permita aplicar los criterios científicos actuales a la realidad.

Merecemos una reflexión de los profesionales, vinculando su derecho a la objeción de conciencia a su registro profesional para que se haga efectivo en la sanidad pública y privada. Si importante es legislar sobre la interrupción voluntaria del embarazo, igual de importante es asegurar a los profesionales la posibilidad de la objeción de conciencia, que debería ser manifestada y registrada en su registro profesional para darle mayor cobertura al derecho de objetar en todos los ámbitos de la sanidad independientemente de la gestión sea esta pública o privada.

En fin, es una magnífica oportunidad para establecer una seguridad jurídica, sanitaria y social para todos, esto repercutirá de forma clara sobre la calidad en la atención a estas mujeres.

José María Vergeles Blanca

Médico de Familia

A %d blogueros les gusta esto: