Internet y Bulimia

1 comentario

bulimia1Ya hemos comentado en otras ocasiones la utilidad de Internet como canal de comunicación. Las ventajas que tiene y los usos que puede tener. La Universidad Autónoma de Barcelona ha hecho público un  estudio donde se demuestra que un programa online de seguimiento a personas que padecen un trastorno de conducta alimentaria, como es la Bulimia, mejora el control.
El programa está estandarizado, diseñado específicamente, validado y se utiliza como complemento a la labor que realizan los profesionales en la consulta, es decir, utilizando el canal presencial.
Este es el contexto en el que se realiza y se debe utilizar. Ese también es el contexto en el que extrapolar las conclusiones a las que llegan estos profesionales e investigadores. El programa tiene las siglas de IBT (Internet Based Conginitive-Behavioral Therapy for Bulimina).
Para tener el resto de datos del estudio, se ha realizado en mujeres con una media de edad de 24 años y que llevaban un tiempo de enfermedad de al menos 6 años. La utilización de esta herramienta ha permitido mejorar el control y disminuir la psicopatología asociada a estos trastornos.
Buena noticia en la utilización de un canal como es internet.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Insensibilidad al sufrimiento ajeno

Deja un comentario

violencia_mediosCualquier día en la noche, cuando llego de trabajar me siento a ver las noticias de cualquiera de las cadenas de televisión pública o privada de las que operan en nuestro país, es una forma de contacto con la imagen en movimiento. El resto del día he leído la prensa escrita, he escuchado la radio o me he informado por internet.
Pero nada tiene tanta dimensión de dolor, sufrimiento y violencia como las noticias de la noche. Es un repaso del horror, yo casi no conocí el caso, pero debía ser algo así. Chicas muertas a manos de cobardes y criminales, robos con víctimas, ajustes de cuentas, accidentes varios…
Mientras las agencias de noticias recogen el avance que en el mes de marzo una de las más prestigiosas revistas de psicología recogerá un interesante estudio de investigación realizado en Iowa y Michigan sobre la repercusión que tiene la visión de películas violentas o jugar a los videojuegos violentos sobre la sensibilidad al dolor y al sufrimiento ajeno.
Las conclusiones de este estudio que avanzan, con todas las reservas, hasta en tanto lo publiquen y podamos ver la metodología, apuntan a que las personas que están expuestas a la violencia a los medios están menos inclinadas a ayudar a otras en momentos de necesidad porque están “anestesiados” al dolor y al sufrimiento de otros. Ahí es nada, si esto es así, deberíamos plantearnos como los mass medias influyen.
Pero de esto no se habla en la cantidad que se merece, mientras se habla en los medios de comunicación de internet, de las redes sociales, de los blogs… Y no digo que no influyan y que no haya que controlarlos para ser más seguros, pero asistimos con total impunidad a esa “información” en las cadenas de televisión sin que se cuestionen demasiado.
El papel de las redes sociales están siendo o aupadas a los altares o castigada a la demonización. Sin embargo, las redes sociales son CANALES DE COMUNICACION, eso es lo que son. Es un canal más de los que utilizan los jóvenes y en principio ni son buenas o son malas, pero plantean un nuevo escenario de necesidad de control de seguridad, las fuerzas de seguridad han llegado a controlar otros canales, pero sin duda se está poniendo de manifiesto un nuevo marco donde buscar y encontrar la seguridad.
Sin duda, trabajemos en la disminución de información del morbo, fomentemos la prevención de la insensibilización al dolor ajeno, formentando la ayuda y la solidaridad. Y también busquemos un nuevo modelo de seguridad ciudadana incluyendo los nuevos canales de comunicación, en lugar de satanizarlos.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Se acaba el 2008, reflexionemos sobre la salud pública

Deja un comentario

salud_global4Bueno, mañana celebraremos la festividad de nochebuena y pasado mañana la navidad. Pero ya entramos en una espiral donde el tiempo engulle los días uno tras otro hasta agotar el año 2008. Las fiestas nos embriagarán y embotarán de emociones, sensaciones y desmadres celebrando estas fechas.
Los medios de comunicación, pasado el filón que produce el día de la Loteria Nacional del 22 de diciembre, intentan completar sus diarios, noticiarios y demás con repasos del año que se nos escapa entre las manos. El año 2008 podemos hablar de un año jalonado por una crisis económica con dimensiones mundiales que amenaza con mermar las inversiones en sanidad en general y puede comprometer a las inversiones en salud pública en particular. ¡Lo primero es la asistencia! gritan los gestores desaforados ante una crisis económicas que comenzará a mostrar sus fauces en el año 2009.
Ante esta amenaza, la Organización Mundial de la Salud se ha permitido hacer un repaso más que interesante sobre los problemas de salud pública a nivel mundial. Lo hace en un intento de poner el énfasis en un esfuerzo por mantener un sabio equilibro entre la medicina más asistencial y la salud pública. Una sin la otra, al igual que la otra sin la una están perdidas y hacen los sistemas sanitarios insostenibles desde todos los puntos de vista.
Un año 2008 que se nos va donde nos han acompañado nuevamente los problemas de saneamientos, problemas de seguridad alimentaria y los efectos sanitarios de los desastres, las catástrofes y el cambio climático.
El panorama 2008 la Organización Mundial de la Salud lo abre con una crítica constructiva de la Atención Primaria de Salud, llamando la atención para dotarla de equidad y de desarrollo. Prosigue con describir los efectos sobre la salud que tiene el cambio climático, ese cambio en el que los más firmes representantes de la derecha más recalcitrante se niegan a reconocer. Se han producido catástrofes naturales que han dado al traste con poblaciones en materia de salud, todos recordamos las crisis humanitarias que nos han acompañado. Pero son las inequidades sociales y las injusticias las que están provocando también muertes, una llamada de atención a los Gobiernos de los países a trabajar en la búsqueda de valores universales en la sanidad y en la salud. El consumo de tabaco, como la gran epidemia y los problemas y las amenazas de la seguridad alimentaria han ocupado también lugares destacados en este año viejo 2008. La brecha asistencial se ha producido en la atención a los problemas de salud mental, merece la pena tener una nueva mirada, más fresca para ver estos problemas y ponerle tratamiento. Y aunque es cierto que las enfermedades crónicas no transmisibles, es decir, las no infecciosas tienen una tendencia creciente impresionante, la tuberculosis nuevamente nos ha sorprendido con un resurgir.
Estos y no otros son los problemas de salud pública a los que prestar la atención en un mundo globalizado, marcado por el “cibercondrismo” término que utiliza el Dr. de la Gándara para referirse al lugar marcado que ocupa internet en la información sobre salud que tienen los ciudadanos.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Redes sociales en salud

1 comentario

redes_sociales_saludLa irrupción en el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación ha hecho que se pongan en marcha nuevos mecanismos de relación entre profesionales y pacientes. Ya hace algunos años tuve la oportunidad de analizar en un artículo de revisión publicado en la revista Gestión en Atención Primaria la utilización del correo electrónico entre médicos y pacientes. Es probable que entonces no se entendiera, pero las conclusiones siguen vigentes.
Analizando las diferentes redes sociales actualmente en internet sobre el tema de salud, existen bastantes diferencias entre los diferentes países en la orientación de estas redes, estas diferencias son debidas fundamentalmente al modelo de sistema sanitario que exista en el país. Países con sistemas sanitarios privados recurren a estas redes sociales para ofrecer un cuadro médico que presentan con mayor o menos acierto con el objetivo de “vender” los servicios sanitarios ofrecidos por estos profesionales utilizando este canal de comunicación que es internet.
En cambio, en países con sistemas sanitarios públicos las redes sociales están más orientadas hacia comunidades de afectados que comparten experiencias y abiertas por supuesto para profesionales a los que se suelen invitar.
No obstante, entiendo que existe un reto muy importante en la utilización de las redes sociales en sanidad, y es que los sistemas sanitarios lideren algunas redes sociales que permitan utilizarlas en beneficio del fomento de la participación ciudadana en salud. Desde los servicios sanitarios, sobretodo desde la Atención Primaria de Salud, se es responsable de la atención sanitaria y de la salud de la comunidad que tienen los equipos de atención primaria de salud a su cargo. Pero además, tienen funciones de fomentar la participación de los ciudadanos en el sistema sanitario y este es sin duda un gran canal bien moderado y administrado.
Hoy propongo este reto y me ofrezco para aquellos interesados comencemos a trabajar en un proyecto de estas características.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Ciudadanos más informados, ¿con más conocimiento?

1 comentario

internet_saludVivimos inmersos en la sociedad del conocimiento, al menos eso es lo que nos dicen. Yo creo que vivimos en la sociedad de la información, pero que en raras ocasiones esta información alcanza el escalafón de conocimiento. Y existen notables diferencias entre información y conocimiento. Pero la diferencia más importante es la autonomía de los pacientes a la hora de decidir ante diferentes alternativas de tratamiento, prevención o diagnóstico.
Un estudio realizado por una industria farmacéutica (Pfizer), Google y Web Médica Acreditada indica que hasta el 71% de los internautas se informan sobre cuestiones de salud en la red de redes que es internet. De ahí que cada vez sea más frecuente que los ciudadanos busquén en lo que yo cariñosamente llamo “Dr Google”, los diagnósticos que les da su médico, el tratamiento que le ha propuesto y otras cuestiones.
La red de redes está llena de información y esta información está influenciada por diferentes cuestiones, tiene diferentes fuentes de información, tiene intereses diferentes y sobretodo no tenemos la certeza que esté contrastada para poder saber la fiabilidad que debemos darle.
Los profesionales de las ciencias de la salud recurren a la información para su trabajo que está contenida en revistas científicas, aunque estas sean digitales. Por tanto, las fuentes de información son muy diferentes entre profesionales y ciudadanos en general ante la necesidad de información en salud.
Corremos el riesgo de tener cada vez más ciudadanos ilustrados en salud a través de internet, pero necesitamos trabajar en tener ciudadanos cada vez mejor informados y que la información se transforme en conocimiento. Por ello es necesario trabajar en la certificación y acreditación de las páginas web que contienen información veraz y útil para la salud, pero que además esté dirigida al público en general con un lenguaje comprensible y cercano. Hay que vulgarizar la información en salud, no banalizarla esta es la clave en la comunicación a través de los canales como es internet. Este sello de calidad propuesto deberían gestionarlo las asociaciones de pacientes con la colaboración de profesionales.
José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

Salud y Sanidad 2.0: un paso gigante para la participación ciudadana

Deja un comentario

Estamos asistiendo a la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a nuestras vidas. Además, esta incorporación no depende de nuestra voluntad, numerosos actos de nuestra vida cotidiana están basadas en las TIC o las nuevas tecnologías, también denominadas.
La Sanidad no está al margen de esta corriente que nos invade y si no lo está la Sanidad, no lo puede estar la Salud. La incorporación de las TIC al campo de la Sanidad es manifiesto en muchos aspectos que afectan a la información y, por tanto, el conocimiento. Hace unos años era raro que acudiéramos a las consultas de nuestros médicos con una información encontrada en internet, hoy día no es constumbre, pero si más frecuente. También se da el proceso contrario, acudimos al médico por un problema de salud y el diagnóstico, pronóstico y tratamiento que nos recomienda el galeno lo consultamos en el “Dr. Google” o en cualquier otro buscador general en internet.
En algunos sistemas de salud se han incorporado la modalidad de consulta a través del correo electrónico.
Pero de esta incorporación creo que es necesario destacar dos cuestiones fundamentales, la primera de ellas sería que el uso de la información debe ser responsable y contrastada su veracidad, ya que tener más información no significa necesariamente disponer de más conocimientos para decidir de forma autónoma y adecuada en la salud y la sanidad. En internet hay millones de páginas muchas fiables y otras no. Debemos trabajar en encontrar distintivos de las páginas web que informan de salud que las identifiquen como fiables. Eso incidiría en que la información se convirtiera en conocimientos.
La segunda reflexión está relacionada con la evolución que está sufriendo internet, las páginas son más interactivas ahora que antes, permiten comentarios, foros de opinión, envío de consultas y otras tantas acciones que se enmarcan dentro del concepto de Web 2.0. Esta evolución debe suponer un aumento claro de la participación ciudadana en materia de salud. Participación ciudadana que sea la inspiración y un motor para el aumento de la calidad de la Atención Sanitaria.
De esta forma haríamos un uso responsable, adecuado y eficiente de las TIC en Sanidad y Salud.

 

José María Vergeles Blanca
Médico de Familia

A %d blogueros les gusta esto: